¿Cómo controlar el olor de la caja de arena? | blackiecat.com

El olor de la caja de arena de nuestros gatos es quizá la parte más difícil de tenerlos como mascota, incluso cuando a nosotros no nos moleste es bochornoso que nuestras visitas detecten ese olor.  Pero no solo es eso, nuestros mininos tienen un olfato muy fino y si sus cajas de arena tienen un olor desagradable, es muy probable que dejen de usarlas.

Por ello, hoy queremos darte algunos consejos para controlar el olor de la caja de arena de tu gato y lograr que tu casa mantenga ese olor fresco que te hará feliz a tí y a tu gato.

Limpia la caja de arena con regularidad

El primer paso para evitar que el olor de la caja de arena sea muy fuerte, es limpiarla por lo menos dos veces al día, para sacar tanto las heces solidas como las aglutinaciones formadas por los líquidos. Además, es muy recomendable cambiar la arena una vez a la semana, aunque sea una tarea que no nos plazca.

Darle una lavada a la caja cada vez que cambiamos la arena es también una buena costumbre. En casa el proceso que seguimos es: vaciar la caja, mojar con agua caliente con un poco de cloro y dejar reposar unos 10 minutos como mínimo, para luego vaciarla, restregar con una fibra y detergente líquido (para trastes), enjuagar, escurrir y dejar secar.

Usar un deodorizante

El bicarbonato de sodio es uno de nuestros mejores aliados para mantener controlados los olores de la caja de arena, aunque para mejores resultados podemos utilizar deodorizantes especiales para este propósito. Nosotros usamos el deodorizante con cristales para arena de la línea Sophresh.

¿Cómo lo hacemos? Antes de poner la arena, ponemos una capa delgada de deodorizante sobre la base del arenero, luego, vaciamos la mitad de la arena que regularmente les ponemos seguida de otra capa ligera de deodorizante y finalmente, la otra mitad de la arena para lograr una profundidad de 2 a 3 pulgadas.

Asegúrate de usar una arena de calidad

Cierto que la arena para gatos que venden en el supermercado es muy barata, pero lamentablemente, no es la mejor para controlar el olor por lo que además es poco duradera. Para nosotros, hizo una gran diferencia en este aspecto cuando comenzamos a comprar la arena en nuestra tienda para mascotas favorita, con la ventaja añadida que cada vez que necesitas puedes adquirir solo el relleno de la arena y no el envase completo.

Eso si, hay que considerar que también nuestro minino se sienta cómodo con ella. Nosotros usamos actualmente arena aglutinante, pero cuando fue necesario, se adaptaron fácilmente a la arena cristalizada de sílica.

Agrega más areneros

Como regla general, si tenemos más de un gato en casa, debemos tener disponibles tantos areneros como el número de gatos que tengamos.  Además, para evitar accidentes fuera de la caja, debemos procurar que el arenero tenga al menos el doble del largo de un gato adulto y tan ancho como la longitud del mismo.

Reemplaza el arenero de tu gato una vez al año

Conforme pasa el tiempo, las uñas de nuestro gato y la pala de plástico que usamos para limpiar la caja, harán pequeños rayones tanto en la base como en los lados del arenero. Limpiar esos rayones y grietas son más difíciles de limpiar y esterilizar, por lo que retendrán olores. Por ello, es recomendable que una vez al año reemplacemos la caja de arena.

Imágen | Pexels