El asombroso sentido del olfato de los gatos | blackiecat.com

Si eres amante de los gatos seguramente alguna vez has escuchado que su sentido del olfato es 14 veces más fuerte que el de nosotros, los humanos. Eso se dice, porque su órgano nasal es más grande que el de un humano. Esto es especialmente importante, por que el olfato es un sentido vital para los gatos, pues de éste depende gran parte de su supervivencia. De allí, que también se afirme que la nariz de un gato es su órgano más importante: lo usan para oler la comida, a su familia, a sus enemigos e incluso para revisar su territorio.

Los humanos tenemos cerca de seis millones de células en nuestras cavidades nasales, mientras que los gatos tienen el doble de receptores, mientras que sus cavidades son mucho más pequeñas y además, cuentan con un órgano vomeronasal en la parte superior de su paladar.

El órgano vomeronasal  también conocido como órgano de Jacobson está ubicado detrás de sus dientes frontales y conecta a la cavidad nasal. De hecho, cuando vemos a nuestro gato abrir la mandíbula mostrando los dientes superiores y aparentemente atento a “nada”, estamos presenciando no una sonrisa, sino a lo que se le llama la respuesta de Flehmen, un comportamiento diseñado para llevar las moléculas de las esencias o aromas a este órgano altamente sensible.

Pero esta no es la única razón por la que los gatos tienen un mejor olfato que nosotros, sino también está el hecho de que tienen una gran parte del cerebro dedicada especialmente a identificar aromas para usar esa información en muchas maneras. Sí, los humanos, usamos el olfato para identificar las cosas buenas y evitar las malas. Pero nuestros gatos lo utilizan para entender el estatus, la receptividad, el propósito y el estado de salud de todo lo que le rodea.

¿Cómo usan los gatos su sentido del olfato?

  • Para oler la comida. Desde el nacimiento, los gatitos, aún sin el sentido de la vista, usan su sentido del olfato para localizar a su madre y para engancharse a una de sus glándulas mamarias. A partir de entonces, su sentido del olfato lo llevará a la comida, incluso cuando esta esté en los lugares menos accesibles.
  • Para encontrar a otros gatos. Cuando las gatas están en celo, emiten una feromona que puede ser identificada por un macho a gran distancia. Además, tanto machos como hembras, lo usan para identificar a los gatos que viven en su mismo territorio.
  • Para establecer el perímetro de su territorio. Principalmente son los gatos machos los que marcan su territorio con orina o, al igual que las hembras, con las feromonas que emiten a través de las glándulas de su cara o de los pies. Frecuentemente, se les verá olfateando sus marcas y aplicándolas nuevamente si el olor se ha desvanecido. Se espera, que los gatos que no son del mismo territorio, olfateen dichas marcas y ya sea, que respeten el territorio, o que intenten introducirse en el dejando sus propias marcas.
  • Para alertar de peligros. Si alguna vez has observado a un gato entrar a la casa, después de estar al aire libre, con la cabeza en alerta, los bigotes temblorosos y las fosas nasales muy abiertas, y te has preguntado el motivo, debes saber que su comportamiento es debido a que ha olfateado un daño potencial. ¿hay otro gato o animal cerca? ¿ha pasado un repartidor?

Consideraciones acerca del olfato de los gatos y nuestra vida diaria:

  • Mantén la caja de arena limpia. El motivo es sencillo: cuando el arenero no ha sido limpiado, es posible que el gato deje de usarlo. Pero ten cuidado de no usar químicos muy agresivos, pues aunque a nosotros nos parezca que está limpio, puede que para nuestro gato el aroma de éstos no sea grato y deje de usarlo.
  • Agua y comida. Una de las razones por las que los gatos se niegan a comer o beber de sus tazones, es el que a través de su olfato detecten  que éstos no están limpios, que la comida no está en buen estado o el agua está sucia, o que se le han agregado químicos a su comida. Ahora bien, no nos confiemos de su olfato y de su instinto natural para descartar ciertas toxinas, pues al alimentarlos continuamente con croquetas o comida enlatada que contienen granos con saborizantes, hemos afectado de una forma negativa su sentido del olfato.
  • Otros gatos. En su cerebro, los gatos llevan una enorme cantidad de información acerca de sí mismos y de su aroma; esto les permite elegir compañeros de apareo, evitar o pelear por un territorio, e incluso detectar a un gato enfermo. La manera en como responden a estas situaciones podemos moderarlas si entendemos su comportamiento.
  • Territorio. Los gatos frotan sus mejillas y barbilla en nosotros, nuestros muebles y nuestras puertas con el fin de marcar sus pertenencias. Este comportamiento es normal y benigno, por lo que no debemos dudar en permitirlo y alentarlo, para lograr que se sienta seguro y evitar que recurran a demostraciones más grandes o dañinas.
  • Comportamiento. Así como los gatos esperan influenciar a otros con su olor, también pueden reaccionar a los olores del medio ambiente. Por ello es que es efectivo espolvorear un poco de catnip en sus rascadores nuevos para alentarlos a que los usen, calentar la comida húmeda nueva para hacerla aún más atractiva o acercarlo a un nuevo amigo a través de una prenda.
  • Humanos. Si bien nosotros dedicamos un considerable tiempo y esfuerzo cada día para oler bien para nuestros semejantes, a los gatos les gustamos como somos. Si estamos poco tiempo dentro de casa, alejados de ellos, podemos hacernos sentir presentes poniendo nuestro aroma en un juguete, una manta, o dejando algunas de nuestras prendas en los lugares especiales de nuestros gatos. Un sencillo recordatorio que ellos apreciarán siempre.

La piel de la nariz del gato

Finalizaremos hablando de la piel de la nariz de nuestros gatos, que suele ser negra o rosa, dependiendo de su genética y de su color. La superficie de su nariz es bastante dura, quizá por que son propensos a meterla en donde muchos lugares.

De esto, hay que tener especial precaución en los gatos de blancos o de color claro, pues son muy susceptibles a desarrollar un cáncer escamoso en la nariz y en las orejas, especialmente si se exponen al sol durante largos periodos de tiempo. Allí está, otra de las razones para mantener a los gatitos en el interior y, en caso necesario y por indicación del veterinario, el uso de un protector solar aprobado en su delicada nariz y en las puntas de sus orejas.