La historia detrás del Día Internacional del Gato | blackiecat.com

Hemos querido estrenar nuestro blog en una fecha especial, y nada mejor que en el Día Internacional del Gato, una celebración que tiene diferentes días en muchos países. Algunos, por ejemplo,  festejan el Día Mundial del Gato el 17 de Febrero, otros el 8 de Agosto, el 1 de Marzo para Rusia y el 29 de Octubre en Estados Unidos.

Pero lo cierto es que en Internet hay millones de amantes de los gatos, y para ellos como para nosotros, cada día es especial con ellos. Sin embargo, festejamos el Día Internacional del Gato el 20 de Febrero, una fecha creada oficialmente en el 2009 gracias a los esfuerzos de las comunidades en Internet, especialmente aquellas existentes en las redes sociales como son Facebook y Twitter, en la búsqueda de educar a los demás acerca del correcto cuidado y los derechos de nuestros amigos felinos.

La historia detrás del Día Internacional del Gato | blackiecat.com

Pero ¿por qué el 20 de febrero?

Bueno, la historia dice que en esta fecha, en el 2009, murió el gato Socks, el gato más famoso de la Casa Blanca, que llegó a dicha residencia con la familia de Bill Clinton en 1993. Un hermoso gatito tuxedo que fue adoptado por la primera hija de Clinton, Chelsea, cuando su padre era gobernador del Estado de Kansas. Pero Socks, no solo se hizo famoso por ser el Primer Gato, como muchos le llamaban, sino por que su imagen fue utilizada para ayudar a recaudar fondos en beneficio de los refugios de animales.

Una vez que la familia Clinton dejó la Casa Blanca, Socks pasó a vivir con Betty Currie, quien fuera la secretaria personal del presidente Clinton durante su mandato. Más tarde, en 2009, fue ella quien tomo la difícil decisión de practicar la eutanasia a Socks, teniendo éste 19 o 20 años, puesto que estaba sufriendo de problemas en sus riñones, una enfermedad en la tiroides y cáncer en la mandíbula.

Y esa, amantes de los gatos, es la historia detrás del Día Internacional del Gato celebrado en Internet el 20 de febrero de cada año. ¿Y tú, cómo celebras a tu minino?