Razones para adoptar a un gato adulto | blackiecat.com

No vamos a negar que los gatitos chiquitos, bebés, son realmente tiernos, y que a muchos nos hace ilusión verlos crecer. De allí que cuando son tan pequeños tienen muy buenas posibilidades de encontrar un hogar. En el otro lado están los gatos adultos, aquellos que ya han pasado esa etapa de ternura, y que lamentablemente muchas veces no tomamos en cuenta, a pesar de que llegan a ser mejores mascotas.

Por ello, si estamos planeando traer a casa a un nuevo minino, debemos tener en cuenta tanto a los gatitos bebés como a los gatos adultos, pues muchos de éstos últimos incluso, acaban de dejar esas primeras etapas de vida y aún están llenos de energía, ganas de jugar y de dar cariño, pero solo con un poco más de madurez. Así, algunas de las razones más importantes para adoptar a un gato adulto son:

  • Lo que ves, es lo que obtienes. Esta regla es aplicable tanto en el aspecto físico como en el de comportamiento. Los gatos adultos ya tienen tanto tamaño y pelaje definitivos, como una personalidad definida. Por otro lado, los gatitos, aunque son tiernos, desconocemos cómo serán en su futuro: el tamaño que alcancen, el largo de su pelaje, su comportamiento y su personalidad.
  • Los gatos adultos no andan por ahí mordiendo todo. En este aspecto, los gatitos tienen la tendencia a masticar muchas cosas, sobre todo cuando están desarrollando su dentadura o como una forma de conocer el mundo. Así, los veremos mordiendo zapatos, libros, dedos, orejas, alfombras, cables electrónicos, plantas y mucho más. Algo que los gatos adultos ya han superado casi en su totalidad.
  • Si ya tenemos en casa un gato adulto y estamos pensando en traerle un nuevo compañero, traerle un gato de edad similar puede ser la mejor elección, aunque el proceso de presentación puede ser más complicado. Un gato adulto, será mejor compañero puesto que los gatitos suelen ser más juguetones y pueden resultar molestos a tu minino, en lugar de proporcionarle compañía y causando que se sienta molesto o estresado.
  • Si tienes un trabajo pesado y al llegar a casa solo quieres acurrucarte en un sillón junto a tu gato, lo mejor será que sea adulto, puesto que los gatitos son más demandantes: preferirán una noche contigo en la que jueguen, corran y salten por toda la casa. En cambio, los gatos adultos se limitarán a acomodarse cerca de tí mientras ver tus programas de televisión favoritos.
  • Los gatos adultos pasan noches más tranquilas, simplemente querrán dormir a tus pies en la cama, debajo de esta o en algún otro lugar cómodo en la casa. Por otro lado, los gatitos, con toda su energía, tienden a jugar toda la noche, haciendo cualquier cosa para despertarte y que juegues con ellos.
  • A los gatos adultos no les da por trepar a tus piernas, a las cortinas o cualquier otro objeto colgante; además, tampoco se la viven corriendo sin motivo aparente.
  • Los gatos adultos son también la mejor opción para las familias con niños pequeños, pues los gatitos suelen jugar un poco más duro y no miden aún la fuerza de sus mordiscos ni de sus arañazos. Por otro lado, los gatos adultos son generalmente más pacientes con los niños, haciendo de su vida con ellos una gran experiencia.
  • Además, los gatos adultos requieren menos atención y supervisión, de modo que son compañeros más tranquilos. Ya han desarrollado sus costumbres, saben usar la caja de arena y su rascador sin que tengas que recordárselos continuamente.
  • No hay que olvidarnos que muchos gatos adultos terminan siendo abandonados en la calle o en refugios, no por culpa de ellos, sino por otros factores de su familia. Debido a la separación, a estar rodeados por otros gatos, encerrados, confundidos o atemorizados, cuando son adoptados se convierten en mejores mascotas, más agradecidas con su nueva familia.

Por último, adoptar a un gato adulto es una oportunidad de darle una vida mejor, llena de amor y de un hogar donde puede vivir sus últimos años con comodidad y cuidados.  No olvidemos, que aunque son adultos seguirán jugando y siendo activos la mayor parte de su vida, y solo nos tomará unos cuántos días lograr que se ajusten a su nuevo hogar y que se sientan seguros nuevamente.